¿Cómo la Programación Neuro-Lingüística Puede Tránsformar Tu Vida?

Actualizado: 11 de oct de 2019

El siguiente extracto es del libro de Tony Robbins: Poder Sin Límites. Copyright © 2019 por Tony Robbins.


La Programación Neuro-Lingüística, que abreviaremos como PNL. Fijándonos en ese nombre veremos que viene de «neuro», que hace alusión al cerebro, y «lingüística», que se refiere al lenguaje. Programar es poner a punto un plan o procedimiento.


La PNL es el estudio de cómo el lenguaje, tanto el verbal como el no verbal, afecta a nuestro sistema nervioso. Pues nuestra capacidad para hacer cualquier cosa en la vida está basada en nuestra aptitud para dirigir nuestro propio sistema nervioso, y los que consiguen cosas sobresalientes lo hacen mediante determinadas comunicaciones con el sistema nervioso y a través de él.


La PNL estudia cómo los individuos se comunican consigo mismos de tal manera que originan estados de óptima disponibilidad de sus recursos, y por tanto crean el mayor número posible de opciones de comportamiento.


La PNL nos proporciona un marco de referencia sistemático para dirigir nuestro propio cerebro. Nos enseña cómo dirigir, no sólo nuestros propios estados y comportamientos, sino incluso los estados y comportamientos de los demás. En una palabra, es la ciencia de cómo dirigir el propio cerebro de manera óptima para lograr los resultados que uno desea.


La PNL suministra la clave del misterio de cómo ciertas personas producen constantemente lo que se llama resultados óptimos. Si una persona se levanta por la mañana con prontitud y llena de energía, eso es un resultado que consigue, y por tanto se impone la pregunta: ¿cómo lo consigue? Puesto que todos los resultados son consecuencia de unas acciones, se sigue con esta otra pregunta: ¿qué acciones mentales o físicas concretas suscitan el proceso neurofisiológico del despertar fácil y bien dispuesto?


Uno de los postulados de la PNL es que todos los sistemas neurológicos se parecen, de manera que, si alguien en el mundo puede hacer una cosa, usted también puede, siempre que rija o gobierne su sistema nervioso exactamente del mismo modo.


Este proceso consistente en descubrir exacta y específicamente lo que hacen las personas para obtener un cierto resultado es lo que llamamos «modelado». Repitamos una vez más que el postulado es que si otros pueden, usted también puede. La cuestión no estriba en si será usted capaz de obtener los mismos resultados que obtiene otra persona o no; sólo es cuestión de estrategia, es decir: ¿cómo lo consigue esa persona? Si uno demuestra un extraordinario dominio de la ortografía, debe existir una manera de «modelarlo» y poder hacerlo usted también, en sólo cuatro o cinco minutos.


Si alguien a quien conoce se comunica perfectamente con su hijo, usted puede conseguir lo mismo. Si existe alguien para quien sea fácil levantarse de la cama por las mañanas, usted también puede. Basta con «modelar» cómo esos otros individuos gobiernan sus sistemas nerviosos.


Obviamente, algunas tareas son más complicadas que otras y puede requerir algún tiempo el modelarlas y «duplicarlas». No obstante, si uno tiene deseo y fe suficientes para perseverar durante el proceso de ajuste y cambio, cabe la posibilidad de modelar virtualmente cualquier cosa que esté al alcance de cualquier humano. En muchos casos, a una persona le habrá costado años de errores y nuevos ensayos descubrir cómo servirse de su mente o de su cuerpo para alcanzar un resultado concreto. En cambio, usted, si quiere seguir sus pasos, no tiene más que modelar las acciones que costó años perfeccionar, y conseguir algo similar en cuestión de instantes, o de meses: en cualquier caso, mucho más pronto que la persona cuyos resultados deseamos duplicar.


Significa que si veo que alguien en el mundo consigue un resultado que yo deseo, yo también puedo producir lo mismo si estoy dispuesto a pagar el precio correspondiente en tiempo y esfuerzo. Si lo que uno quiere obtener es el éxito, debe encontrar la manera de modelar su conducta sobre la de los triunfadores conocidos. Es decir, averiguar lo que hicieron y más concretamente cómo utilizaron su cerebro y su cuerpo para alcanzar los resultados que uno desea duplicar. Si usted quiere ser mejor amigo, tener una personalidad más rica, ser un padre más comprensivo, un mejor atleta o un hombre de negocios más próspero, lo que le hace falta son modelos de excelencia.


A menudo los que mueven las palancas del mundo son modeladores profesionales, es decir personas que dominan el arte de aprender cualquier cosa siguiendo la experiencia de otros, en vez de fiarlo a la propia. Esos son los que saben cómo ahorrar la mercancía que nunca sobra: el tiempo.


Para modelar la excelencia es preciso convertirse en un detective, un investigador, en alguien que plantea preguntas interminables y que persigue todas las claves de aquello que produce la excelencia.


Construir a partir de los éxitos de otros es uno de los aspectos fundamentales del aprendizaje, en muchas de sus variedades.




#innovación #negocios

10 vistas

Mentor de Líderes

ADQUIERE UN E-BOOK 

GRATIS AL 

SUSCRIBIRTE