La venta más importante en tu vida.

Actualizado: 11 de oct de 2019

El siguiente extracto es del libro de Grant Cardone Sell or be Sold. Copyright © 2019 por Grant Cardone.


Solo en la medida en que te sepas vender, podrás vender. Esta es una regla ineludible da la que no puedes escapar. Para convertirte en un gran vendedor tienes que ser capaz de venderte a ti mismo a través del producto o servicio que pones a la venta. Haz que todas las ventas sean las más importantes de tu vida y continúa vendiéndote esta idea una y otra vez. ¡Tienes que ofrecerte por completo!


Debes estar convencido de que tu producto, tu servicio o tu compañía son superiores a los demás.


Muchos vendedores saben que sus productos son los mejores y, mientras otros ofrecen beneficios similares, el suyo ofrece algo más.


Es forzoso que estés cien por ciento convencido de lo que vendes es mejor que cualquier otra opción en el mercado. Un farsante nunca conseguirá resultados constantes, pues no es capaz de ponerse así mismo en el producto que vende.


Este punto es fundamental para alcanzar la grandeza, y es irrebatible. Debes estar tan convencido y creer tanto en lo que vendes que hasta te tienes que volver irracional, así es ¡Irracional! incluso fanático. Tienes que convencerte de que ningún razonamiento lógico puede contradecir la calidad de lo que vendes.


La convicción es el parteaguas de cualquier negociación


La convicción que puedas tener sobre tus productos es más importante que la información o los cálculos que otros hagan sobre ellos.


La convicción significa "tener una firme creencia", y proviene de la palabra convencer.


La convicción es la habilidad de estar tan firmemente convencido de tus creencias que eres capaz de demostrarlo a tus compradores de manera tan clara que a este le parezca que no existe otra opción posible.


Una venta se hace cuando tu convicción y tus creencias acerca de algo son más fuertes que las de la otra persona, a tal punto que lo convences que tu tienes la razón. Ese es el momento en el que una venta se hace posible.


Lo importante es comprometerte por completo con tus creencias y demostrar que tú eres el que más firmemente cree en ellas. Si lo haces así, siempre habrá alguien dispuesto a comprártelas.


Ponte a pensar... ¿Por que algunas personas hacen cosas que otras ni se imagina?


Porque se han vendido la idea de que necesitan hacerse, al grado de que se vuelven irracionales en su búsqueda y no cesan hasta que tienen éxito.


A pesar de que en nuestra sociedad se promueve que la gente sea razonable y sensible, estas características no te ayudaran ni en las ventas, ni en la vida. Si en realidad quieres que algo grande ocurra, debes ser irracional.


Quizás te estés preguntando si para llegar a este grado de irracionalidad debes volverte loco para alcanzar el éxito. ¡Por supuesto que no!.


Si te vendes a tal punto tus ideas que crees irracionalmente en ellas y no puedes concebir que tu cliente tenga otra opción más válida que la tuya, esto no significa que haya algo mal en ti. Significa que eres irracional en tus convicciones.


Ni siquiera intentes venderle a alguien más algo que no te has vendido a ti mismo. En la medida que lo hagas, se te facilitará vendersela a alguien más. Cada vez que te cueste trabajo conseguir lo que quieres, analiza qué tan convencido estás de lo que vendes.


Si no estás convencido de tus propias mercancías, les tienes alguna crítica o crees que no serán del agrado de tus clientes, considerate listo para el fracaso.


Debes vendértelas, deshacerte de todas las consideraciones negativas y creer que son las correctas. que tu producto es el más indicado y es el que mejores beneficios dará al cliente que está frente a ti.


Puedes ser que te preguntes qué hacer si de entrada no estás convencido con tu producto de que tu mercancía sea la mejor o de que tu servicio no es el más óptimo. Es muy sencillo: convencete... y hazlo ahora mismo. Encuentra los pros y véndetelos a ti mismo.


Predica con el ejemplo


Al poseer el producto que ofreces, demuestras certeza a los demás gracias a tus actos, y los actos son más convincentes que las palabra. Ésa es la diferencia entre un "vendedor" convencional y alguien que está plenamente convencido.



33 vistas

Mentor de Líderes

ADQUIERE UN E-BOOK 

GRATIS AL 

SUSCRIBIRTE