Simplifica tú trabajo y tú vida con la ley 80/20.




¿Te gustaría simplificar tu trabajo y tu vida? ¿Sueles retrasarte debido al volumen de trabajo? ¿Parece que el trabajo te controla en lugar de que tú lo hagas?


De ser así, no estás solo. Un buen número de gerentes —especialmente en tiempos difíciles se siente de ese modo.


Pero existe una solución. Y dicha solución no sólo mejorará de modo exponencial tu desempeño, sino que te permitirá hacerlo trabajando menos duro.


La respuesta reside en convertirte en un gerente mucho más efectivo, y este libro te enseñará a hacerlo. También te mostrará cómo disfrutar de tu trabajo construyendo una carrera satisfactoria sin estrés ni horas interminables. Podrás lograr mucho más de lo que obtienes hoy, sin negar tu esencia y sin afectar a tu familia y a tus amigos.


¿Cómo es posible?


Muchas empresas, y ciertamente la mayoría de los gerentes, se enfocan en los procesos y no en los resultados. Se fijan en las mil y una tareas a realizar cada semana, cuando en realidad deberían atender LOS RESULTADOS, ver lo que produce los mejores resultados. Cuando en verdad se analiza qué produce grandes resultados, la respuesta es sorpresiva.


La mayoría de los grandes resultados se obtiene con poca acción y energía, hablando en sentido relativo. Pero las pequeñas acciones que se traducen en grandes logros suelen quedar ocultas en una masa de actos con pocos buenos resultados y, por lo general, muchos malos.


Tanto las empresas como los gerentes tienden a fijarse en promedios, no en excepciones ni extremos. No obstante, de modo sorpresivo, son las situaciones extaordinarias las que en verdad importan.


Sabemos lo anterior debido a un extraño principio económico, conocido por vez primera hace poco más de cien años, gracias al economista italiano Wilfredo Pareto. Desde entonces, el principio ha sido validado por diversos economistas y estrategas de negocios. La “Regla Pareto” —o, como Richard Koch lo renombró, "El Principio 80/20".


El principio 80/20 consiste en que, si divides el mundo en causas y resultados, pocas causas (cerca de 20 por ciento) generan la mayoría de resultados (cerca de 80 por ciento). Por tanto, pocas personas son responsables de la mayor parte del progreso humano

(y también de los desastres humanos). Unos cuantos conductores causan la mayoría de accidentes. Pocos gerentes determinan el éxito o fracaso de su compañía.


Una y otra vez se ha demostrado que pocos productos, clientes y decisiones originan las mayores ganancias para una firma. Al concentrarnos en pocos clientes y productos esenciales —vendiendo más de los altamente rentables a clientes ultrarredituables— suele ser posible multiplicar las ganancias.


La mitad de lo que necesitas para convertirte en un gerente mucho más eficiente, consiste en comprender el caótico mundo que habitamos. Un mundo donde la mayor parte del esfuerzo es un desperdicio, a no ser por algunas cuestiones que pueden

transformar nuestra vida y la de quienes nos rodean.


Estas son cuestiones que pueden revolucionar tú visión de la vida y el trabajo:


• Los gerentes requieren de una palanca si quieren que un poco de esfuerzo tenga mayores resultados.


• Los gerentes más exitosos no sólo se ayudan a sí mismos sino también a otras personas —en particular, las que no se conocen por vivir en mundos distintos— para relacionarse.


• Los gerentes que son respetados (y queridos, por lo general) dedican poco de su tiempo cada semana a alentar, apoyar y guiar a su gente. Pronto apreciarás que las respuestas, en términos de productividad y espíritu de equipo, están fuera de toda proporción en relación con el esfuerzo requerido.


• Los gerentes eficientes también liberan a su equipo, dándoles la oportunidad de realizar lo que mejor saben hacer. Sin embargo, debe notarse que ésta no es una opción sencilla. Se requiere de una demanda total, honestidad y apertura de ambas partes, así como de un reforzamiento de estándares altos de calidad.


• No es un problema importante que los gerentes estén limitados de tiempo —puede respetar un espacio valioso y rico, incluso en un mundo ajetreado. Los mejores resultados se logran alejándose del sonido y la furia que los invade a casi todos.


• Todas las carreras exitosas pueden remitirse a unas cuantas decisiones poco frecuentes pero críticas.


• El progreso excepcional se obtiene al combinar pereza cultivada con inteligencia y ambición extrema.

11 vistas

Mentor de Líderes

ADQUIERE UN E-BOOK 

GRATIS AL 

SUSCRIBIRTE